HGC en la Prensa

16/05/2014




Accidentes

En vacaciones es necesario extremar medidas de prevención

En período de vacaciones es necesario incrementar las acciones preventivas de accidentes dentro y fuera del hogar. En estos días de asueto suelen incrementarse el número de consultas en área de urgencias pediátricas del Hospital General de Culiacán.

El Jefe del Servicio Alejandro Ávila Villanueva agregó que los niños por naturaleza son inquietos, por lo que determina el papel de educadores y responsables a padres de familia en los días de asueto, cuando deben incrementarse las medidas de prevención en casa y al aire libre. Básicamente comenta acerca de niños que llegan con heridas que son resultado de caídas y golpes en escaleras. Por lo general son niños menores de dos años, por no asegurar puertas y barandales.

La curiosidad de los menores los lleva a convivir con los peligros, asi que para evitar envenenamientos por medicamentos, éstos deben resguardarse en sitios altos y cerrados. Los artículos de limpieza también forman parte de los peligros con los que conviven dentro del hogar, ya que llegan a confundirlos con bebidas refrescantes al ser depositados en este tipo de envases, lo que puede provocar envenenamiento. En cuanto a otro tipo de heridas como las quemaduras, evitar que se acerquen a estufas, ya que ésta área se vuelve particularmente peligrosa por el fuego en sartenes y ollas con liquidos hirviendo.

Sin embargo los accidentes fuera del hogar también suceden, dice Ávila por lo que en albercas, arroyos y playas deben extremarse las medidas de seguridad poniendose especial atención en los menores, un adulto cerca de estas áreas salvaguarda la seguridad de los menores, ya que la supervisión evita desgracias en estos sitios.

En lo que se refiere a la prevención de accidentes fuera del hogar, el galeno manifestó que a partir de los dos años se empiezan a producir este tipo de accidentes, pero es en la edad escolar cuando se producen la mayor parte de los mismos. Una de las misiones más importantes de los padres es ir dándole a su hijo una autonomía progresiva y a la vez una responsabilidad cada vez mayor. Para ello se debe intervenir en: - Educación vial: Se le debe explicar al niño el daño que pueden producir los automóviles y otros vehículos, y que por lo tanto nunca debe cruzar una calle sin ir agarrados de la mano de una persona adulta hasta que él sea mayor. Se le debe enseñar los diferentes símbolos y colores de los semáforos. Dentro del vehículo hay que colocar el cinturón de seguridad para su edad y explicarle su utilidad.

Desde pequeños deben aprender que en una moto el casco es la línea que separa la vida de la muerte, por si en el futuro montaran en ese tipo de vehículo. Cuando paseen en bicicleta deben usar siempre casco, pues es la mejor forma de que una caída menor no se convierta en una lesión cerebral importante. Sin pretexto alguno un niño debe ir en los asientos delanteros o en brazos de un adulto. El niño no puede ir suelto en el auto y siempre deberá utilizar el cinturón de seguridad en la silla para el auto.

* Diversión: En lo que a diversión en parques y lugares de esparcimiento, dijo que este tipo de juegos deben estar en buen estado, sin bordes cortantes, oxidados. Hay que enseñar al niños a utilizar y comportarse en cada una de ellas, ya sea en columpios y toboganes.

El clima caluroso propicia la recreación en piscinas y playas. No hay que perderlos de vista, los flotadores no sustituyen la vigilancia de un adulto. A los niños que sepan nadar hay que advertirles que es preciso conocer la profundidad del lugar donde se bañan para evitar accidentes al chocar contra el fondo, ya que pueden ocasionarles lesiones en la columna.

El adulto se debe conducir con el ejemplo, y la supervisión de menores resumen las prácticas de seguridad para toda la familia, concluye Ávila Villanueva.