HGC en la Prensa

23/05/2014




A dejar de fumar Exhorta el HGC

Las personas que desean dejar de fumar tienen un espacio en la Clínica contra el Tabaquismo del Hospital General de Culiacán. El Jefe de la CCT el neumólogo Cuauhtémoc Orozco Carvajal informa que es un área donde a través de los años se ha brindado atención médica, psicológica y de rehabilitación respiratoria a quienes desean abstenerse de fumar.

A la Clínica contra el tabaquismo llegan al igual mujeres y hombres decididos a dejar el hábito de fumar, en su mayoría son adultos con más de cuarenta años de edad. El daño que causa el tabaco en el organismo puede prevenirse siempre y cuando la persona esté convencida de dejarlo, expresa Orozco Carvajal.

El cigarro provoca en el organismo daños como asma, bronquitis crónica, úlceras, incremento de la presión sanguínea, enfisema pulmonar, curación tardía en heridas, cáncer pulmonar, dientes amarillentos, mal aliento, coágulos en el cerebro, arterioesclerosis, osteoporosis, fragilidad ósea, fertilidad reducida, en mujeres embarazadas riesgo de aborto, niños con bajo peso al nacer y muerte infantil inesperada.

Para quienes están interesados, informa que el horario de atención de la Clínica es de lunes a viernes de ocho de la mañana a tres de la tarde, de primera vez no requiere cita previa. Detalla que al llegar las personas por primera vez a la Clinica pasan directamente, sin cita previa, se realiza al paciente evalución médica de inicio por médico especialista en neumología, se le ordenan examenes de laboratorio y de imagen, se elabora evaluación psicológica, aunado a ello tiene la oportunidad de integrarse al grupo de autoayuda con terapia grupal si así lo desea.

En el marco del Día Mundial sin Fumar, -que este año lleva el lema“Por la salud de las personas, impuestos locales al tabaco, ya” según la Organización Mundial de la Salud-, hace una invitación a personas a abandonar la adicción al cigarro, ya que son muchos los beneficios, entre ellos el riesgo de sufrir un infarto cerebral, de cáncer en la boca, de esófago, y de vejiga se reduce a un cincuenta porciento, tanto la presión sanguínea, el ritmo cardíaco y la temperatura de pies y manos se normaliza después de los 20 minutos de abstinencia según la costumbre del fumador, entre otros beneficios en el organismo.