Noticias del H.G.C.




















Altar de Muertos en memoria de los trabajadores de la salud del HGC que ya no se encuentran físicamente con nosotros.


En el estacionamiento del Hospital General de Culiacán, frente al Centro de Atención, Diagnóstico y Cuidados Intensivos para Pacientes Covid-19 (CADCI), fue instalado un Altar de Muertos en memoria de los trabajadores de la salud de esta institución que ya no se encuentran físicamente con nosotros. En la parte superior del altar aparecen los compañeros que dejaron huella desde la fundación de esta emblemática unidad de los Servicios de Salud de Sinaloa y en el centro, más abajo, los que perdieron la vida durante el 2020 al enfrentar la pandemia del Covid-19.
Las fechas varían a lo largo del territorio pero en general del 24 de octubre al 3 de noviembre tiene lugar en México la ancestral tradición de celebrar la unión entre el mundo de los muertos y los vivos. Según la tradición, se cree que al colocar ofrendas en los altares las almas de los que ya se han ido regresan a visitar a sus familias, los lugares donde vivieron o trabajaron. El simbolismo incluye alimentos u objetos que representen los gustos de la persona fallecida, flores y veladoras. La tradición indica que los muertos llegan cada 12 horas entre el 28 de octubre y el 2 de noviembre. El 3 de noviembre, en algunas comunidades, sobre todo indígenas, se acostumbra que los vecinos van de casa en casa intercambiando fruta, pan y comida. Las ofrendas suelen colocarse entre el 31 de octubre y el 3 de noviembre, fecha en que se retiran los altares para dar por concluido el tradicional culto a los muertos. Este año, el 23 de octubre, Día del Médico, se izó en Sinaloa bandera blanca por el personal de salud fallecido haciendo frente a la pandemia por el Covid-19 y el 29 de octubre, el gobierno federal emitió el decreto para declarar luto nacional los días 31 de octubre, 1 y 2 de noviembre por las personas fallecidas de Covid-19. La bandera nacional fue izada a media asta durante tres días.
En el estacionamiento del hospital, frente al Centro de Atención, Diagnóstico y Cuidados Intensivos para Pacientes Covid-19 (CADCI), fue instalado un Altar de Muertos en memoria de los trabajadores de la salud de esta institución que ya no se encuentran físicamente con nosotros. En la parte superior del altar aparecen los compañeros que dejaron huella desde la fundación de esta emblemática unidad de los Servicios de Salud de Sinaloa y en el centro, más abajo, los que perdieron la vida durante el 2020 al enfrentar la pandemia del Covid-19. Las fechas varían a lo largo del territorio pero en general del 24 de octubre al 3 de noviembre tiene lugar en México la ancestral tradición de celebrar la unión entre el mundo de los muertos y los vivos. Según la tradición, se cree que al colocar ofrendas en los altares las almas de los que ya se han ido regresan a visitar a sus familias, los lugares donde vivieron o trabajaron. El simbolismo incluye alimentos u objetos que representen los gustos de la persona fallecida, flores y veladoras. La tradición indica que los muertos llegan cada 12 horas entre el 28 de octubre y el 2 de noviembre. El 3 de noviembre, en algunas comunidades, sobre todo indígenas, se acostumbra que los vecinos van de casa en casa intercambiando fruta, pan y comida. Las ofrendas suelen colocarse entre el 31 de octubre y el 3 de noviembre, fecha en que se retiran los altares para dar por concluido el tradicional culto a los muertos. Este año, el 23 de octubre, Día del Médico, se izó en Sinaloa bandera blanca por el personal de salud fallecido haciendo frente a la pandemia por el Covid-19 y el 29 de octubre, el gobierno federal emitió el decreto para declarar luto nacional los días 31 de octubre, 1 y 2 de noviembre por las personas fallecidas de Covid-19. La bandera nacional fue izada a media asta durante tres días.
Andrés Hernández, sobrino de Rolando Félix Bojórquez, llegó a honrar la memoria de su tío en el altar. Andrés, empleado de una empresa funeraria, se hizo cargo del cuerpo de Rolando cuando falleció el pasado 30 de octubre. También fue quien pronunció un mensaje en el homenaje de cuerpo presente de Rolando cuando se despidió del hospital. Andrés es tanatopractor y se encarga de preparar los cadáveres para que estén presentables de cara a la familia.
- Vengo a ver a mi tío- dijo. –Era una gran persona. Se fue demasiado pronto.
Slideshow image