Derechos Reservados 2008: Hospital General de Culiacán 2008
BIBLIOTECA MÉDICA DEL HOSPITAL GENERAL DE CULIACAN
Organización
aa

Dirección MédicosEnfermeríaEnseñanzaClínicasNovedadesAdministraciónEventosNoticias • Información a Pacientes

Helmintos

Ascariasis

Agente causal
Ascaris lumbricoides

Distribución geográfica
Cosmopolita. Es más frecuente en clima tropical, subtropical y templado. Su prevalencia se debe fundamentalmente a la contaminación fecal del suelo y a la capacidad de supervivencia de los huevos.

Fases de desarrollo del parásito
Adulto. Ascaris es el nemátodo de mayor tamaño que parasita al hombre; es un helminto dioico (sexos separados). El adulto es de color rosado o blanco nacarado. El macho mide de 15 a 31 cm de longitud por 2 a 4 mm de diámetro; su extremo posterior está incurvado hacia la parte ventral. La hembra tienen una longitud que varía de 20 a 35 cm; en ocasiones mide más de 49 cm con un diámetro de 3 a 6 mm. Su porción posterior termina en forma recta.

Huevo fertilizado. Es ancho y ovoide, mide 75 micras de longitud por 50 micras en su diámetro menor, con una capa gruesa y transparente constituída por una membrana vitelina interna lipoide, una capa media trasparente y gruesa, una capa externa, albuminoide, mamelonada generalmente de color café dorado.

No fertilizado. Es alargado, mide 90 micras de longitud, tiene una capa media delgada y a menudo una capa externa albuminoide, mamelonada escasa o inexistente.

Mecanismo de infección
El hombre adquiere la ascariasis al ingerir los huevos larvados del parásito junto con alimentos contaminados, manos sucias, fómites, etc.

Localización definitiva en el huésped
Los adultos de Ascaris lumbricoides se localizan en el intestino delgado, aunque algunas veces puede haber migraciones erráticas de parásitos adultos a lugares como el hígado, peritoneo, riñones, etc.

Manifestaciones clínicas
La mayoría de personas infectadas por Ascaris no manifiestan sintomatología o ésta es leve, pero en los casos de ascariasis masiva se puede presentar un cuadro clínico severo. De acuerdo con el ciclo biológico, las manifestaciones clínicas son de varios tipos. Las respiratorias consisten en tos, expectoración y fiebre. Cuando la infección es intensa, el enfermo presenta un cuadro agudo con fiebre, tos espasmódica, expectoración abundante ocasionalmente hemoptísica, estertores bronquiales y signos de condensación pulmonar. A este cuadro se le conoce como síndrome de Löffler, en el que además existe eosinofilia.

Los intestinales comprenden dolor abdominal difuso, diarrea, meteorismo, náusea, vómito. En infecciones graves puede presentarse signología de suboclusión u oclusión intestinal.

Ocasionalmente, existe migración errática a vías biliares y hay dolor agudo en la zona hepática, ictericia, fiebre y vómito. Si es al hígado se presentan fiebre, dolor en hipocondrio derecho malestar general. También pueden estar afectadas el apéndice (apendicitis) y el páncreas (pancreatitis).

Materiales para estudio
Materia fecal, exudado bronquial.

Exámenes de laboratorio
Microscopio en fresco y centrifugación-flotación (Faust) para buscar huevos; estos son cualitativos. Si se requiere investigar la magnitud de la parasitosis entonces se practican exámenes cuantitativos como Stoll, Ferreira, Kato-Katz o Kato-Miura.

Cuando salen espontáneamente, se puede realizar estudio macroscópico de ejemplares adultos. También se puede hacer estudio microscópico de exudado bronquial para buscar larvas en tránsito.

Tratamiento
Piperazina. 100 mg/kg/día/2 días (máximo 2 g al día)
Pirantel. 750 mg/día/ 1 día.
Mebendazol. 100 mg/12 h/1 día
Albendazol. 400 mg/1 día.

Biblioteca Principal
Organigrama
Misión, Visión
y Valores
Procesos