Derechos Reservados 2008: Hospital General de Culiacán 2008
BIBLIOTECA MÉDICA DEL HOSPITAL GENERAL DE CULIACAN
Organización
aa

Dirección MédicosEnfermeríaEnseñanzaClínicasNovedadesAdministraciónEventosNoticias • Información a Pacientes

TUMORES DE LA VULVA Y LA VAGINA
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El término tumores benignos de la vulva abarca un conjunto heterogéneo de tumefacciones cuyo estudio lleva a reconocer cuatro grandes situaciones clínicas:

Los tumores vaginales, en sentido amplio, están representados por un conjunto de lesiones heterogéneas, a veces auténticamente neoplásicas, otras veces de naturaleza seudo- tumoral, distrófica o malformativa, lo cual dificulta la propuesta de una clasificación precisa. En general, se agrupan junto a los tumores benignos conjuntivos o epitelio- conjuntivos, los quistes, los focos de endometriosis y, sobre todo, la adenosis sobre la cual puede implementarse excepcionalmente un adenocarcinoma de células claras.

Los tumores malignos primitivos de la vagina son poco frecuentes, incluso menos que las localizaciones secundarias, pero presentan una gran variedad histológica: carcinoma, sarcoma (especialmente en niñas), melanoma maligno, etc. Entre estos, el carcinoma epidermoide infiltrante, sin lugar a duda el más frecuente, produce un interés creciente por su relación con el epitelioma cervical, tanto desde el punto de vista epidemiológico como de las lesiones precursoras: carcinoma in situ o displasias de grado variable, las cuales hoy se identifican mejor.

Es necesario una evaluación crítica desde el punto de vista histológico. Las dos categorías de lesiones vulvares más frecuentes son: las de origen epitelial y mesenquimático.

EPITELIALES

Condiloma acuminado
Lesiones epiteliales papilares (VPH 6- LL) que pueden ser simples o confluentes, localizadas en el vestíbulo, perianales, perineales, vaginales, etc. Relacionadas con transmisión sexual y pueden progresar a neoplasia intraepitelial de la vulva. Asociación con embarazo, inmunosupresión, prácticas sexuales frecuentes (prostitución).

Histopatológicamente, hay papiloma con acantosis y paraqueratosis, halo perinuclear (coilocitos).

El diagnóstico se realiza por observación directa y la aplicación de ácido acético más la observación con el colposcopio; además, para precisar el tipo de virus existen la reacción de la polimerasa y la hibridación del DNA.

El tratamiento consiste en la destrucción de condiloma con ácido tricoloroacético, podofilina, 5 fluoracilo, electrofluguración, radiofrecuencia (asa diatérmica), láser y cirugía; la crioterapia para casos leves.

Neoplasia intraepitelial de la vulva (NIV)
Es una lesión hiperplásica escamosa con atipias que está localizada al epitelio. Se clasifica en grado I (leve), grado II (moderada) y grado III (grave) refiriéndose a displasias; el grado III incluye al carcinoma "in situ".

La progresión a la malignidad va de 10 a 15%; la enfermedad de Bowen, el vin III y el Ca in situ son sinónimos clínicamente más frecuentes después de los 55 años. Clínicamente puede encontrarse hiperqueratosis y las lesiones pueden ser multifocales. El diagnóstico se hace por biopsia de las lesiones que se hacen aparentes con la aplicación de azul de toluidina y/o ácido acético con la evidencia de placas blancas así como el uso de la vulvoscopía para dirigir las mismas. El tratamiento será de preferencia quirúrgico, electrocirugía, radiofrecuencia, láser, etc.

Pólipos fibroepiteliales.
Comunes en el epitelio vulvar, rosados, de consistencia blanda. Histológicamente tienen tejido fibrovascular, con epitelio escamoso hiperqueratósico; el tratamiento es la excisión local.

Hidradenoma
Tumores derivados de las glándulas apócrinas (sudoríparas), miden de 1 a 3 cm y se localizan entre los labios mayores y menores. Histológicamente tienen espacios quísticos limitados por células columnares, estructuras papilares y proliferación glandular.

Tumores pigmentados vulvares
El 2% de las lesiones tienen cambios premalignos; los nevos y la melanosis son los más frecuentes en los que histológicamente aumenta el número de melanocitos, con aumento del depósito de melanina en la epidermis. El diagnóstico es por clínica y biopsia para descartar procesos malignos.

MESENQUIMATOSOS

Leiomioma
Se localizan frecuentemente en los labios mayores y son histológicamente iguales a los uterinos. Tamaño variable. Tratamiento: excisión quirúrgica.

Lipoma
Derivados de tejido graso, no son mayores de 4 cm; el tratamiento es la excisión quirúrgica.

Fibroma
Derivados de tejido fibroso pueden alcanzar grandes tamaños; tumor fibroso denso, localizado en labio mayor. Tratamiento quirúrgico.

Neurofibroma
Representan el 5% de las lesiones benignas y son pequeños y pedunculados del labio mayor.

Se asocian a enfermedad de Von Recklinghausen siendo más frecuentes en la raza negra (28%). Tratamiento quirúrgico.

Mioblastomas
Tumores de 2 a 4 cm, duros, encapsulados, localizados en el labio mayor. Histológicamente existe hiperplasia pseudoepitelial con células poligonales eosinofílicas con acantosis; puede confundirse con el carcinoma de células escamosas. El tratamiento es quirúrgico.

Tumores vasculares, hemangioma, linfangioma, sarcoma de Kaposi
Tumores semejantes a las otras localizaciones corporales, blandos, de color azul o verdoso que se pueden confundir con melanomas. El diagnóstico se realiza por clínica y biopsia. El tratamiento es quirúrgico.

Endometriosis
De localización más frecuente en el sitio de la episiotomía, presentan sangrado y dolor cíclico. Histológicamente, tejido endometrial, estroma y glándulas. Tratamiento quirúrgico.

Quistes
Glándula de Bartholin y glándula de Skene que deben ser drenados previo tratamiento con antibióticos por la frecuencia de complicaciones infecciosas. Pueden ser tratados con técnicas de marsupialización o con la extirpación de la glándula en caso de recurrencia.

Los quistes sebáceos, mucinosos, restos mesonéfricos, los de Nuck o de los conductos de Garner tienen diversa localización: vulvar, vaginal y perineal. De tamaño pequeño, requieren siempre tratamiento quirúrgico.

Carúncula y diverticulo uretral
Tumores blandos de coloración rojiza, propiamente derivados del epitelio uretral que pueden producir hematuria y disuria, de 0.5 a 1 cm, histológicamente formados por tejido vascular y fibroso. Tratamiento: extirpación.

Biblioteca Principal
Organigrama
Misión, Visión
y Valores
Procesos